Colocan transmisor al manatí “Daniel” para vigilar su salud

El animal se recupera de un cuadro de desnutrición relacionado con los efectos económicos de la pandemia

El manatí “Daniel”, que habita en el sur del estado, tendrá un transmisor con el que se vigilará su estado de salud durante los próximos meses, luego de que sufriera pérdida de peso.

Claudia Pérez Suárez, directora de la Asociación Mexicana de Hábitats para la interacción y Protección de los Mamíferos Marinos (Amhamar) dijo que el manatí rescatado en 2004 en Chetumal, padeció un problema de alimentación derivado de los efectos económicos de la pandemia de Covid-19.

El animal presentó un cuadro de desnutrición que ya fue atendido y es por ello que mantendrán la vigilancia, luego de que realizaron un donativo de alimento para que pudiera recuperarse.

“Ahora el ejemplar será reintegrado al Área Natural Protegida Santuario del Manatí Bahía Chetumal, ya que está en vida silvestre, por ello tendrá un transmisor con el que los expertos rastrearán su posición y así conocer su estado de salud”, explicó.

Este ejemplar de manatí del Caribe mide 2.31 metros de longitud y pesa 210 kilogramos, el cual siempre ha estado bajo cuidado de la asociación, el Instituto de Biodiversidad y Áreas naturales Protegidas de Quintana Roo y el Colegio de la Frontera Sur por mencionar algunos, quienes tenían una dieta para el mamífero.

7 de septiembre: Día Nacional del Manatí 

Sin embargo, a causa del cierre de actividades debido a la pandemia escasearon los recursos monetarios para la compra del alimento del manatí “Daniel” y el animal llegó a estar 50% por debajo de su peso.

La importancia de la especie es que se encuentra “amenazada”, al tener una población de menos de dos mil 500 individuos adultos y con el pronóstico de una reducción de 10% en los próximos  40 años.

En México, el 7 de septiembre se celebra el “Día Nacional del Manatí”, que sirve para visibilizar los retos para la conservación de la especie sobre todo en zonas como Quintana Roo, donde aún se tiene presencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *