Cancún: Profepa se defiende de las acusaciones de activistas ambientalistas

La Profepa afirma que existe dolo en los señalamientos por parte de los denunciantes

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), dependencia pública encargada de garantizar la conservación de los recursos naturales, se lavó las manos en el caso del desarrollo hotelero en Chemuyil y acusó a activistas ambientales de actuar “de mala fe”.

Un amparo presentado por el Grupo Ecologista del Mayab (Gema) y la Red Tulum Sustentable señala presuntas omisiones en el caso de las obras en la bahía de Chemuyil, a un costado del Santuario de la Tortuga Marina Xcacel-Xcacelito.

Los ambientalistas acusan en el amparo que en más de un año la Profepa no hizo caso a 60 denuncias interpuestas por daño ambiental.

En respuesta al informe solicitado por el Juzgado Séptimo de Distrito con sede en Cancún, que revisa el expediente, la Profepa entregó un documento en que afirma que existe dolo por parte de los denunciantes.

Esta autoridad estima que existe mala fe de este despacho en promover una segunda demanda en los días en que le fue negada la suspensión por el juez séptimo”, dice el informe textualmente.

Asimismo, alega que tanto la demanda de amparo concedida a Grupo Gema y Red Tulum Sostenible es “muy similar” a la promovida por los menores de Tulum. “Se trata presumiblemente del mismo despacho, dado el parecido de los elementos descritos en la demanda”, dice.

La Profepa solicitó al juzgado acumular las demandas de amparo.

Por otra parte, acusa una “necedad reiterada” de señalar a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, delegación Quintana Roo, una unidad administrativa. Asegura que la delegación estatal no tiene tal carácter al no haber emitido las autorizaciones correspondientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *