Rebrote de COVID-19 en Beijing está en “etapa final”, aseguran autoridades

Las autoridades chinas dan por «controlado» el rebrote de COVID-19 en Beijing, gracias a las medidas adoptadas para contenerlo, como las pruebas masivas

Las autoridades chinas consideran que la aparición de casos de COVID-19 directamente relacionados con el mercado mayorista de alimentación de Xinfadi, el principal de la ciudad donde comenzó el rebrote del coronavirus en Beijing, está ya en su “etapa final”.

Según el último parte oficial de la Comisión Nacional de Sanidad, en China se registraron 22 casos de COVID-19 el lunes, de los que los 13 que se produjeron por transmisión local corresponden a Beijing.

El brote, detectado en Xinfadi, el principal mercado de alimentos frescos de la urbe, ha dejado hasta ahora 245 casos confirmados, aunque las autoridades lo dan ya por “controlado” gracias a las medidas adoptadas para contenerlo como las pruebas masivas.

Hasta el lunes, 2.34 millones de residentes de Beijing se han sometido a pruebas, lo que supone más de un 10 por ciento de la población de la ciudad, donde ya se han establecido 480 puntos donde recoger las muestras.

El subdirector del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China, Feng Zijian, indicó este martes que si se analizan “la curva de incidencia, la composición y la procedencia de los casos”, se puede colegir que los contagios entre las personas expuestas al mercado están llegando a su “etapa final”.

No obstante, Feng, citado por el portal privado de noticias Caixin, matizó que todavía se seguirán registrando algunos contagios debidos a que infectados con exposición directa al mercado han llevado el virus a sus comunidades, aunque en estos casos “el nivel de transmisión es muy bajo”.

“Se pudo controlar el brote debido a que se detectó muy pronto y a que las medidas de control tuvieron un resultado positivo, por lo que su propagación comunitaria fue controlada de manera efectiva”, celebró el número dos de la citada institución.

Los repartidores, en el punto de mira

Más de 100 mil trabajadores de servicios de reparto a domicilio en la capital china se han sometido estos días a pruebas del coronavirus, ante los temores de que, debido a que su trabajo les lleva de un punto a otro de la ciudad y están en contacto con multitud de personas a lo largo de una sola jornada, puedan convertirse en vectores de expansión del virus.

De hecho, la prensa oficial se hacía eco del contagio confirmado de un repartidor de la plataforma Ele.me, centrada en comida a domicilio, que había efectuado unas 50 entregas durante los últimos días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *