Plan de reactivación económica

“Van a ver cuántos empleos vamos a crear, por eso digo que la recuperación económica se va a lograr pronto”, bajo la premisa de mantener la ocupación y los salarios de los trabajadores, el presidente Andrés Manuel López Obrador presentará este domingo su plan para reactivar las finanzas del país ante los graves efectos que dejará la emergencia por coronavirus.

En punto de las 5 pm hora del centro de México, el mandatario dará uno de los discursos más importantes de su presidencia. Uno que puede definir el rumbo que tomará el país de cara a una recesión económica de alcances todavía insospechados.

Las estimaciones sobre el desempeño de la economía mexicana varían hasta cinco puntos, pero todas coinciden: el PIB se contraerá en 2020. Hacienda pronosticó una contracción del -3.9%, mientras que Bank of America escaló hasta -8%.

Y es que la industria y los pequeños negocios han bajado paulatinamente sus cortinas. El turismo perderá la temporada de Semana Santa, en el ramo automotriz y manufacturero gran parte de la producción está parada y los salarios de los trabajadores comprometidos. Ni hablar de las pymes que han enviado a su personal a casa en medio de la incertidumbre.

A toda la emergencia sanitaria se suma la caída en los precios del petróleo, que golpea el corazón del plan energético del gobierno federal.

Tras una reunión de más de tres horas el jueves en Palacio Nacional con el presidente, la iniciativa privada acordó proteger el empleo y los salarios de los trabajadores como eje del plan de rescate económico.

Carlos Salazar, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, reveló que a través de Nacional Financiera, las pymes obtendrán crédito para poder mantenerse como fuentes de empleo. La banca privada también se sumará a la estrategia brindando mecanismos a los empresarios que tengan problemas crediticios.

Aunque el gobierno federal se ha mantenido firme en no otorgar beneficios fiscales a las empresas, Salazar sugirió que después de abril podría haber algún acuerdo para que los empleadores puedan mantener sus plantillas.

El líder de la Concamín, Francisco Cervantes, pidió a López Obrador recurrir al endeudamiento para hacer frente a la crisis, pero se encontró con la misma respuesta del titular del Ejecutivo: cero deuda.

Gustavo de Hoyos, titular de la Coparmex y férreo crítico de López Obrador, desechó de antemano la estrategia de López Obrador, aunque estuvo ausente de la reunión.

“El presidente rechazó las propuestas para cuidar el ingreso de las familias y mantener los empleos. Demanda todo de las empresas, sin aportar nada. Lo único rescatable, son las garantías de Nafin. Lo demás que se diga por el es solo propaganda», expresó.

López Obrador aseguró que ha aglutinado a su alrededor la voluntad de empresarios y banqueros para acompañarlo en su estrategia, pero al interior de su gabinete hay disonancias que no se han mantenido en la esfera de lo privado. Arturo Herrera, secretario de Hacienda, tiene la encomienda de administrar los recursos, pero la conducción económica del país recae en la figura presidencial, lo que según versiones originó que presentara su renuncia, la cual fue rechazada por el presidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *