Ciudad de México, sin grandes mejoras normativas tras dos años del terremoto

Tras el terromoto del 19 de septiembre de 2017 en la Ciudad de México, las tareas de reconstrucción y reparación avanzan con lentitud

Sin grandes castigos hacia prácticas corruptas ni una mejora en la red de detección sísmica, la Ciudad de México permanece este jueves el plano normativo casi igual que hace dos años, cuando un terromoto acabó con la vida de 228 personas y reveló muchas irregularidades.

Las tareas de reconstrucción y reparación avanzan con lentitud y la impunidad sigue pesando sobre los responsables, según denunciaron expertos a Efe cuando se cumplen dos años del trágica efeméride.

“No hay ninguna sanción ejemplar, no hay ningún cambio de política por parte del Gobierno de Ciudad de México ni tampoco un cambio de política de los ciudadanos respecto a cómo viven su ciudad”, cuenta a Efe la reportera de la unidad de Investigación Periodística de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), Miriam Castillo.

En este sentido, el titular de la Comisión para la Reconstrucción de la Ciudad de México, César Cravioto Romero, dijo a Efe que la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México está dándole seguimiento a todas las denuncias que hubo.

Asimismo, la otra área que está viendo esto es la Contraloría de la Ciudad de México, que está revisando todo el gasto de la reconstrucción, sobre todo en 2018. Para Cravioto, hay “absoluto interés” en llegar al fondo del asunto y que los corruptos no queden impunes.

Castillo, por su parte, comentó que sí ha habido “algunas modificaciones en cuanto a medidas de protección civil” pero matiza que “si tú no eres un ciudadano que sepa que por derecho debe tener acceso a esa información, difícilmente hay una diferencia de hace dos años a ahora”.

En líneas generales, “los avances son realmente pocos, salvo algunos en casos particulares”, lamentó.

Anomalías documentadas

Muchas irregularidades se detectaron en los edificios más impactados por el terremoto del 19 de septiembre de 2017, que fue de magnitud 7.1 y con epicentro entre Puebla y Morelos dejó 369 muertos, 228 de ellos en Ciudad de México.

Es el caso del Colegio Enrique Rébsamen, en cuyas instalaciones murieron 26 personas y en el que se vinculó a proceso a su directora, quien estuvo más de un año prófuga de la justicia y era busca por homicidio y por irregularidades en la construcción de la escuela.

Castillo realizó una investigación hace un año que destapó 28 casos documentados de inmuebles que colapsaron por irregularidades como uso de materiales de baja calidad hasta documentos falsos.

El Gobierno de México denunció el miércoles distintas anomalías de la administración anterior en la reconstrucción de viviendas, escuelas, hospitales y recintos culturales tras los sismos que azotaron el centro y sur de México en septiembre de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *