Labiales para potenciar el bronceado y conseguir un look 100% veraniego

Una vez que hemos cumplido con el objetivo bronceador y que nuestro rostro ha adquirido un favorecedor tono bronce, hay que aprovechar el color para resaltar aun más el verano en nuestra piel.

Ya sea un leve doradito sobre las mejillas o un tono oliváceo, cuando la piel comienza a broncearse, toda la tonalidad de nuestro rostro cambia por completo. Ya no sirve la misma base de maquillaje que usamos durante todo el año, igual que toca cambiar el hidratante de cada estación.

Pero ¿qué ocurre con los labios? Si te los pintas a menudo, sabrás que un buen labial puede llenar de matices un maquillaje, hacerlo dramático, elegante y jugar con el tono de la piel.

Cuando la piel se broncea, su color es más oscuro y su brillo tiende al dorado, por ello los tonos corales y anaranjados ayudan potenciar esa sensación de calidez, mientras que un rosa vibrante resalta sobre la piel morena. Jugando con estos dos tonos, siempre acertarás cuando tu piel comience a tomar color.

Por supuesto, esto no significa que todo el mundo deba llevar los labios rosas y con un gloss muy jugoso o enfundarlos en un labial naranja como si se tratara del nuevo rojo. El tono de cada piel es la clave para encontrar el labial que más nos favorezca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *