Vuelve el colorete del «blush» a las tendencias del make up…

Resta años, mitiga signos del cansancio y da un aspecto saludable. Aprende cómo aplicar este cosmético tan favorecedor y cuál es el color que mejor le sienta a tu tono de piel.

En realidad nunca se fue, pero el furor por las pieles bronceadas, la tendencia naturing o el famoso efecto cara lavada hicieron que prácticamente nos olvidáramos del blush, uno de los cosméticos que más favorecen al rostro. Afortunadamente, cada vez son más las mujeres que han vuelto a sonrojar sus mejillas, símbolo de buena salud y juventud. Desde trazos más sutiles para potenciar el bronceado en verano hasta brochazos que tienden a la exageración, maquillar los pómulos es todo un gesto de expresión.

Pero ojo, un paso que a priori parece tan sencillo tiene su técnica. El blush es uno de esos productos que, aplicado correctamente, le da un toque especial y muy favorecedor al rostro, pero si lo aplicas mal (esto pasa más veces de las que crees), parecerá un trazo de Picasso a mano alzada.

Alice in Beautyland, firma experta en cosmética natural, ha compartido en sus plataformas algunos tips para encontrar el colorete que mejor le sienta a tu piel.

Si tu piel es clara, te favorecen los tonos claros y empolvados, de aire romántico y rejuvenecedor. Son los más suaves y los recomendados cuando se busca un aspecto juvenil o inocente.

Si tu piel tiene un todo medio, apuesta por el mix de tonos, y prueba usar un tono claro sobre la mejilla y añade dimensión con un tono más marcado en el centro. Difumina en movimientos circulares.

Si tienes la piel olivácea, elige tonos vivos y alegres que te iluminen la piel. Los melocotón y fresa suelen quedar perfectos en estos casos.

Si tienes la piel oscura, los tonos vivos y saturados crean un contraste muy favorecedor. También funciona muy bien un colorete iluminador satinado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *